domingo, 6 de julio de 2014

Otto Weininger: Entre la genialidad y la perturbación.

Teoría del carácter,  y VI, I


Sexo y carácter: La psicología del carácter; la psicología desde el carácter.
Confieso que si me he demorado tanto para llegar hasta aquí, ello ha sido por la más que especial dificultad que supone abordar una figura como la de Otto Weininger, muerto a una edad tan temprana, 23 años, quizás a causa de la imposibilidad física de albergar en un cuerpo no especialmente dotado para ello, un cerebro tan hiperdesarrollado. El caso de Weininger es el de un superdotado al que le fue incapaz establecer un pacto entre su vida y su pensamiento: la mente lo desbordó, lo devastó. Estaba convencido de su genialidad, de ahí que la indiferencia con que fue recibida su “biblia”, Sexo y carácter, aun a pesar de recibir elogios nada menos que de Karl Kraus, quien se puso de su parte en la controversia sobre la paternidad de la concepción sobre la bisexualidad esencial de la especie humana,  lo sumiera en una depresión de la que ya no pudo salir sino llevándose por delante, con una muerte decididamente romántica, a lo Larra, y consumada en la casa donde vivió y murió Beethoven (en la Schwarzspanierstrasse, literalmente “calle de los españoles negros”, nombre que procede del convento que en ella erigieron los benedictinos de Montserrat, cuyos hábitos negros dieron lugar al nombre), quien era para él poco menos que un dios laico, como Kant, Strindberg, Wagner o Ibsen. Según nuestro autor tanto la sonata Appassionata como, sobre todo, la Waldstein  constituían la cima del arte beethoveniano, y en el tercer movimiento de la segunda, a su parecer “casi se acercaba a Dios”. Me suena ahora mismo en los cascos y mi nula educación musical me impide poder corroborarlo con argumentos musicológicos de los que no dispongo, pero es cierto que hay en ella, llena de escalas que ascienden y descienden, un suerte de impulso metafísico que lucha contra la raíz del instinto, conflicto generado a partir de un motivo danzante, casi de minué, que le otorga una singularidad evidente. Su adagio, por otro lado, brevísimo, parece contener en él la semilla de Satie, de parte de Mompou y la del minimalismo de Nyman o Glass. Supongo que la interpretación de Claudio Arrau ayuda lo suyo a que la imaginación haga estas precisiones diletantes…
Hablamos de ratones de biblioteca para referirnos a los eruditos que consumen su existencia entre libros, distanciados de la vida común y corriente, cuya existencia palidece en comparación con el tesoro al que dedican sus días. Weininger fue uno de ellos. Hoy en día los llamamos frikis.  Weininger lo fue.  Dedicó su vida a su formación, de manera compulsiva, quizás alentado por una homosexualidad a la que le era tan difícil hallar un cauce normalizado en la Viena de finales de XIX y comienzos del XX, y que lo reducía a una soledad rayana en la automarginación. El ámbito de sus intereses intelectuales, sin embargo, no se acababan en los libros, sino que se extendía a la música, al teatro, la ópera y, sobre todo, a la ciencia, porque Sexo y Carácter no se presenta tanto como una aportación en el campo de la psicología, sino en el de la ciencia, aunque desde bien joven destacó sobre todo en los estudios humanísticos, ni así en los científicos, y sobre todo en el dominio de las lenguas, herencia directa de su padre, también políglota. Su propio carácter, exhibicionista y arrogante, cuya única ley era “no someterse a leyes ajenas”, parece haberse formado en la lectura atenta de Max Stirner, cuya obra El único y su propiedad educó en una suerte de solipsismo moral a tantos jóvenes que, como Weininger veían en esa rebelión el único camino para encontrar su verdadero yo, y que sería el faro de la generación que, con apenas 20 años, lucharía en las trincheras de la Primera Guerra Mundial. 
Por cierto, compárese el retrato de Stirner y el de Weininger, y que cada cual saque las consecuencias pertinentes: 
                                       
                     



De hecho, su altanería le llevó a retarse en un duelo del que tuvo la fortuna de salir ileso, a pesar de la desventaja corporal manifiesta respecto a su adversario. Narcisista y decidido, estaba aquejado, sin embargo, de una profunda inseguridad que lo llevó a un brote neurótico que solo temporalmente, con la ayuda de un amigo que no se separó de él en toda la noche, consciente de que si lo hacía se mataría, logró superar. A los pocos meses de haberse publicado su obra y percatándose de que “el mundo seguía igual” como si la publicación de su libro no hubiera supuesto el “un antes y un después en la historia de la humanidad” que él creyó tan firme como ingenuamente que significaría, decidió dispararse en el pecho para acabar con su vida, lo que consiguió el 3 de octubre de 1903. Quizás esa muerte selló su triunfo, porque a partir de ella, se multiplicaron las ediciones  y los elogios, y Otto Weininger fue saludado como un autor fundamental en el estudio del yo, tanto desde la perspectiva psicológica, como de la filosófica, la axiológica y la caracterológica, con algunas incursiones curiosas en la antropológica y la científica.
Otto Weininger fue hijo de un fabricante judío de baratijas, antisemita y dictatorial,  que ejercía un dominio despótico sobre su esposa. Aunque alegre de mozo, a medida que se sumergió de forma absoluta en el estudio fue variando el carácter, sobre todo por la exigencia ética de establecer un consecuencia entre su pensamiento y su vida privada. Vivió durante su corta vida escindido emocionalmente entre el amor a su madre maltratada y la admiración hacia la fortaleza y voluntad de poder de su padre, quien influyó notablemente en sus concepciones caracterológicas y por cuya aprobación suspiró siempre. De hecho, para poder abstraerse de la “agitada” vida familiar, alquiló un estudio donde dedicarse en cuerpo y alma al estudio sin padecer perturbación ni distracción ninguna. Esa independencia de facto la consiguió a través de los ingresos que obtenía por las clases particulares con que se ayudaba en sus estudios. Fue políglota, dominaba seis lenguas, entre ellas el español y el noruego, de sus amados Strindberg e Ibsen. De una de las obras del último, Peer Gynt, llevó a cabo un estudio, publicado póstumamente en su libro Sobre las últimas cosas, que bien puede considerarse una de las cimas de la crítica literaria y filosófica. Un personaje, Peer Gynt, que curiosamente también llamó la atención hermenéutica de nuestro último “invitado”, Wilhelm Reich, lo que atestigua la riqueza psicológica del personaje del dramaturgo noruego.
Otto Weininger era todo menos un ser sencillo. Lo habitaba una profunda inseguridad sobre su virilidad, a raíz de su afirmación homosexual. Era un autoidólatra consagrado a la construcción de su genialidad, de la que no tenía la menor duda. Se da en él un caso de consunción intelectual por abuso de su propia capacidad. Igual que a D. Quijote se le secó el cerebro de tanto leer tantas noches “de claro en claro”, otro tanto le sucedió a Weininger, que arruinó su salud en aras del conocimiento, pasando infinitas noches en vela estudiando, sin dejar que el cuerpo recibiera el descanso reparador que contribuye a la estabilidad mental. Weininger era un obseso de la autoobservación, un procedimiento analítico que después convertiría en su método principal de autoconocimento, porque esa deriva gnoseológica es la que caracteriza al hombre frente a la mujer en su aberrante concepción de ambos caracteres básicos y enfrentados. Sin duda influido por su padre, que manifestaba su antisemitismo en la casa familiar de un modo taxativo, Weininger renunció a su judaísmo nunca practicado y se adscribió al protestantismo un año antes de suicidarse. Intelectualmente, se adhirió a las tesis antisemitas del yerno de Richard Wagner, Houston Stewart Chamberlain, defensor de la superioridad de la "raza alemana".
Convencido de haber expuesto una teoría capital para el desarrollo del pensamiento occidental, la bisexualidad de la especie humana, manifestada incluso a nivel celular, Weininger solicitó audiencia a Freud para ganárselo para su causa y buscar un aval que le permitiera la publicación y difusión del libro. La idea de esa bisexualidad genética no se le había ocurrido a Weininger, sino al Dr. Fliess, quien la había puesto en conocimiento de Freud y éste en conocimiento de un paciente Swoboda, amigo de Weininger, a quien se la comunicó. Una vez elaborada la tesis, porque estamos hablando de una tesis doctoral, después convertida en libro no académico, Weininger quiso entrevistarse con Freud para buscar un aval que facilitara la publicación y difusión de la obra. Weininger tuvo que pagar la tarifa por la visita y la entrevista no colmó la expectativas del joven, quien, sin embargo, impresionó muy favorablemente a Freud. Éste, no obstante, le dijo que quizás debería buscar más evidencias que probaran su teoría y que quizás en 10 años estaría en condiciones de hacer la publicación correspondiente. “Prefiero dedicar esos diez años a escribir diez nuevos libros” parece que le contestó el impetuoso joven. De hecho, como ya he mencionado, después de Sexo y carácter, sólo logró publicar otro libro, Sobre las últimas cosas, publicado en 2008 en A. Machado Libros en la colección Mínimo Tránsito, acaso como dando a entender que nos hallamos ante un autor no solo minoritario, sino auténticamente maldito, como veremos en la segunda entrega de esta sexta parte de la teoría del carácter, cuando entremos a detallar su pensamiento, para escándalo de no pocos y de todas. Más tarde, Freud confeso que no pudo por menos de sentir, cuando se entrevistó con Weininger, que estaba realmente ante alguien tocado por la genialidad, o, literalmente: I could not help feeling that I stood in front of a personality with a touch of the genius.



NOTA: Quien quiera añadir  información contrastada a la aquí expuesta, le recomiendo que consulte la Tesis sobre Weininger  , de Noemí Calabuig Cañestro.  Universitat de València, quien, a su vez, recoge las noticias sobre la vida de Weininger de la obra The mind and death of a genius de David Abrahamsen. De ambas fuentes se ha nutrido esta primera entrega de las dos dedicadas a Otto Weininger.









2 comentarios:

  1. Es muy probable que seamos bastantes los que tengamos algo de genios, bastante de ni fu ni fa y mucho de bobos (Luis Manteiga Pousa)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un acierto su relato sobre el "divagabundo". Si aplicamos la lógica de Weininger, y somos sexualmente duales, ¿por que no habremos de ser intelitontos?

      Eliminar