martes, 6 de noviembre de 2018

La poesía como lugar del amor: «Previa Posición», de Juan Poz.




Los torturados caminos expresivos del reto poético: Previa posición o cómo rendirse al amor desde la gramática

  

                                      P R E V I A      P O S I C I Ó N


                                                    JUAN POZ     

  
  

                          P  Ó  R  T  I  C  O

                                                                        A mi Conjunta, siempre.



                            Tú, en la mañana

                   ¡Qué suavemente azulea en tus ojos
                   abrasado el ámbar
                   al ascender del sueño!

                   ¡El orbe todo, entonces,
                   qué blandamente se abraza a tu cuerpo
                   con vocación de nácar,
                   con ambición de fuego!


                            Tú, en la tarde

                   Tu envoltura de tardío celofán
                   rasgué como los rayos la sangre
                   inundada que te desborda
                   por sentir tansitivo el soplo
                   que la niebla humedece y forja:
                            Matiz tu mirada de amatista
                   detuvo de la sombra el vuelo
                   y amante engendró la luz
                   delicada que por mi cuerpo
                   aviva y agota infiernos.
     
  

Tú, en la noche 

                   Qué sepa yo del sueño
                   privado en que te internas,
                   ese mar tan extraño
                   que gobiernas sin gesto,
                   tu presencia tendida,
                   tesoro es de indecisa
                   dulce luz que recuento
                   en ábacos de sombra
                   desde esta oscura orilla
                   desierta como el tiempo
                   que nutres fugitiva.

A ti

                   ¿Por quién sino a ti
                   celebro las horas
                   vagas y ofrendo
                   verdes mis vísceras
                   rotas de esperanza?

                   ¿Por quién
                   olvido los nombres,
                   resortes inhumanos,
                   los tiempos, las noches,
                   los inertes espacios

                   y amo en el cosmos
                   de la tibieza
                   con la pereza
                   tierna de los lobos
                   sino a ti?

                   ¡Por quién sino a ti
                   convoco el clamor
                   y ofrezco el aire,
                   el último aire:
                   tu cuerpo en mi voz?

                            Ante ti

                   Calcinado y sediento
                   (El viento pasea por mis llagas
                   y aposenta su origen nevado
                   en el delgado hilo de las pestañas)
                   Ante ti desmorono
                   mi barro reseco.

                   Ante ti
                   el foso de la orquesta:
                   una viola de amor
                   aullando estremecida
                   cuando tu mano golpea
                   los nudos de seda
                   vueltos colas de escorpión.

                   Cercado de fuego,
                   sólo tu mano pautada
                   detiene el veneno
                   que silencioso se derrama
                   ante ti
                   como el bronce dormido
                   que amanece campana.


                            Bajo ti

                   Bajo ti las aguas detallan
                   nubes perezosas,
                   insomnios recientes del amar
                   sin lenguas reticentes.
                   De altas rocas
                   jalonando tus riberas
                   precipito mi vuelo airado:
                   bajo ti los cielos enmarcan
                   de espuma mis alas constantes.
                   ¡Cima lejana tu cuerpo!
                   Ese cuerpo distendido que presiente
                   mi asechanza cetrera.
                   Tu preciso contorno distante
                   herido en mi ojo se ensancha
                   para cubrir de brumas la rosa
                   deshojada del viento que me arrastra
                   bajo ti sin alcanzarte:
                   ¡Tú, elástica cumbre deseada!

                             Cabe ti

                   Nadie más hermosa que tú
                   ni discreta, nevada señora
                   de anochecida cumbre luciente.
                   Cabe ti
                   en el vuelo de tus haldas
                   respirando mi fortuna:
                   amarte a tus ojos dulces
                   siervo callado y distante...

                   No hubo ciervos milagrosos
                   ni misteriosos elixires:
                   tu imagen sola redobló
                   la fuerza de mis brazos tuyos.
                   Cabe ti
                   por extrañas tierras rindiendo
                   mi corazón a tu nombre vasallajes
                   de fantástico y míticos caballeros
                   cuya virtud los siglos admiraron.

                            Con ti

                   Con ti el discurso
                   libera sus masas
                   graníticas de incienso
                   y asciende rabioso,
                   henchido de sangre,
                   hacia el fundamento
                   ignoto de sus venas.

                   Con ti el laberinto
                   ordena la sierpe
                   azogada de sus vidrios
                   y disuelve el mito:
                   manso y arrepentido
                   pace el minotauro
                   por los pastos de la muerte.

                             Contra ti
  
                   Los mismos perfiles
                   mellados,
                   glaciares
                   de labios nublados
                   contra ti
                   sembrando sombras
                   hambrientas,
                   vertiginosos
                   latidos doloridos.


                   Las reinas y voraces
                   promesas
                   ingenuas
                   en reunidas cortes
                   contra ti
                   negando altivos
                   y apacibles
                   paraísos
                   de blandas luces.

                            De ti

                   Escindido, lejos de ti, aumenta
                   lo invisible y frío.

                   Me sé disperso como la espuma
                   encabritada dele río.

                   Siento ¿acaso desde mí? La fuerza
                   gravitar insomne
                   conduciendo los signos del azar.

                   Espero, fuera de ti, deseo,
                   desplegar mi abrazo.
                   Levar las anclas del miedo

                   A ser este polvo distante
                   que el viento complica
                   aquilatando en tu recuerdo mi sangre.

                            Desde ti

                   Pudo con todo en su batida
                   feroz por mi ser entregado
                   el torrente incisivo y turbio
                   alimentado desde ti, alentado
                   con la urgencia terrible del miedo
                   a los días transparentes del olvido,
                   a las noches tupidas de la memoria.

                   Y si arrasó la amorosa trabazón
                   de soledades y euforias
                   y si anegó en espumas bulliciosas
                   la caricia enjuta del corazón
                   ¿qué surgirá desde ti, entonces,
                   cuando vaporosos nos desconozcamos
                   por las regiones lucientes de los astros?

                            En ti

                   En ti
                   los colores del negro
                   civil,
                   los perfumes del hastío
                   y ese deje virginal
                   del rojo
                   que domina los ponientes.

                   Nadas contra corrientes
                   de luz
                   azul
                   que inundan el ámbito
                   de tus ojos ávidos,
                   grises
                   de aburridas cenizas.

                   Colmas
                   las disfrazadas horas
                   de distancia que invento,
                   febril,
                   desde la desolación
                   donde habitas fingiendo
                   morir.

                            Entre ti

                            Entre ti,
                   abrumado de dioses
                   mudos,
                   refugio asolado
                   las iras encanecidas,
                   fuego vestal
                   de la impotencia humana
                   bramando airado,
                   acosado, absorto y abatido:
                            La palidez del agua domina
                   mi gesto en tu carne fronteriza.

                            Hasta ti

                   Copó las dimensiones,
                   amor, perceptibles a los sentidos
                   para llegar hasta ti:
                   Tú, ajena a razones,
                   envuelta siempre en vuelos misteriosos.

                            Hacia ti

                   Esfuerzo mítico, el fluir
                   de tu sangre original
                   extirpando acentos del morir,
                   de negro hondón y cierto
                   me rescató impávido
                   cuando hacia ti la mirada
                   enajenada del destierro volví.

                            Para ti

                   Demora, enajenada,
                   el mágico vuelo
                   arrebatador de las harpías
                   no me lleven de sus labios
                   hechizado en sus ojos
                   y desgarrado el corazón
                   en sus manos azoradas.

                   Gana para ti lo todo
                   vivo que lata humedecido,
                   no lo disperse el viento
                   desde el nido encumbrado
                   derramando en tu dominio
                   lo líquido de mi olvido.

                           Por ti

                   Vivir por tus ojos
                   desnudo
                   en el jardín confuso
                   de tu mirada
                   y vivir por ti dormido
                   como en la realidad el sueño.

                   Crecer insospechado
                   por tu cuerpo y silencioso
                   como las aguas
                   al arrimo de redes
                   derramadas
                   y crecer por ti germinal
                   como en el sueño la realidad.
                  
                            Según ti

                   Orden indispuesto
                   mis pasos,
                   por el eco de tus pies imaginarios,
                   venzo las celosías del viento
                   sin saber si existes o son misterios
                   según ti alentados por mis ojos
                   cuando araño apenas si reflejos
                   y tú en mi torno trazas sombras entreveradas
                   de límites borrosos, quizá besos.

                            Sin ti

                   Me dejas sin ti si entierras
                   en tumbas desconocidas
                   también el gesto de tus ojos libres.

                   Agolpo a penas el eco,
                   los residuos de ciertos verbos
                   y el poco coraje inédito
                   que sobrevive en desconcierto
                   desconociendo el luto
                   riguroso de tu silencio.

                   Me quedas sin ti sumido
                   en la noche de las noches:
                   cuando estática la arena avanza
                   del desierto de los desiertos:
                   la ausencia de tu mirada.

                            So ti

                   So ti, sojuzgado,
                   de indesmayable impulso
                   de amor afronto
                   tu ser irreparable,
                   y si fuera en libertad
                   vuelo de flecha
                   incendiando los espacios,
                   el blanco de tus ojos,
                   territorio deseado,
                   tumbaría mi destino
                   sin correr otra sangre
                   que la blanca y transparente
                   de tu mirar espejado.

                           Sobre ti
                
                   Frágil vuelo fue
                   y asombro constante
                   divisarte inmensa
                   desde mis alas.
                   Latiendo sobre ti,
                   piélago turbulento,
                   ¿quién dio vida
                   A quién, confundidos
                   nuestros cantos,
                   inmersa en tu tiniebla
                   mi sombra abrasada?

                            Tras ti

                   Todo tras ti,
                   absoluta,
                   fluyendo efusivo:
                   el tiempo, el ser, el agua,
                   la fe del fuego.

                   Todo de mí,
                   absoluto,
                   librando muerte
                   por darte vivo
                   no el recuerdo,
                   sí mi sangre.

                   Tras ti tiembla
                   definitivo el cosmos,
                   definitiva mi carne.

2 comentarios:

  1. Muy bonito los poemas me los lei todos es de mañana y he quedado poetizada
    ab razo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que tal cosa haya sucedido, y de que aún no haya sido capaz de aburrirla para que deje de visitar este espacio sagrado de la palabra libre.

      Eliminar